Documento sin título
Pastorl Social
Pastoral Juvenil
Catequesis
Comunidades
Formacion
Vicaria Zona Oeste
1 2 3 4 6 7 8


Celebración de la Santa Misa por el Día del Padre



Un templo repleto de fieles recibió al Obispo Auxiliar de Santiago y vicario de la Zona Oeste, monseñor Galo Fernández, para celebrar la eucaristía y homenajear a decenas de papás que concurrieron a la capilla Sagrada Familia, de la parroquia Cristo Resucitado, de Maipú.


En la liturgia también participó el diácono permanente José Manuel Borgoño y su esposa Mónica Undurraga, delegados episcopales para la pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Santiago. El diácono señaló que “queremos realzar en este día la figura del padre, que para nuestra fe es muy importante, porque Dios es Padre y nosotros vamos traduciendo la paternidad de Dios en cada una de las familias y con esta liturgia buscamos resaltar la responsabilidad de cuidar a nuestros hijos”. Mónica, por su parte, expresó que “queremos realzar las características del ser papá: ser protector de la familia, ser guía, el encargado de mostrar el mundo exterior. La mamá tiene esa figura de cobijar hacia adentro, mientras que el padre hacia afuera, mostrarles la realidad y el mundo. Hoy día la figura del padre pasa inadvertida en muchas partes, como que no importara, que da lo mismo si está o no está. Toda la armonía que sienten los hijos al crecer con padre y madre es realmente importante, por el equilibrio que proporciona el educar en conjunto a los hijos”.
Esta Eucaristía fue el hito final de las celebraciones desarrolladas por la Pastoral Familiar de Santiago, que a través de un especial web y la video campaña #MiPapáMeEnseñó, buscó relevar el rol de la paternidad en la familia de hoy.

Con Jesús en las dificultades

En su homilía, monseñor Galo Fernández dijo que cuando Jesús nos enseñó a rezar el padre nuestro, nos enseñó sobre todo a reconocernos como hijos. “Ser papá es mucho más que engendrar un hijo, porque hay tantos papás de verdad que no fueron papás biológicos, pero, dolorosamente, hay también papás biológicos que han desatendido su deber”. Comentó que “es increíble cómo cambia una persona cuando se entera que va a ser papá”, y agradeció a los padres sus luchas para sacar adelante a sus hijos. 

Refiriéndose a los textos de la misa de este domingo, el vicario de la Zona Norte afirmó que “la plenitud de la vida se realiza cuando dejamos de vivir centrados en nosotros mismos y aprendemos a vivir generosamente siendo capaces de ´pelar el ajo´ por los que queremos”. También se refirió a la barca en medio de un mar tormentoso que aparece en el evangelio, barca que significa la Iglesia, que está acompañada en las tormentas por Jesucristo. Como las familias, dijo, que deciden tener hijos, a pesar de las dificultades, pero unidas a Jesucristo, que las invita a ir adelante y “cruzar a la otra orilla”, aunque “vienen momentos complejos y parece que la barca zozobra”. Añadió el obispo auxiliar que “lo bendito del evangelio de hoy es que nos dice que en esta barca va Jesús. Dios no nos asegura ausencia de dificultades, pero sí se compromete a estar presente acompañándonos”.

También se refirió a los gritos de los discípulos pidiéndola ayuda de Dios en medio de la tormenta, equivalente, dijo a la oración, al derecho que tiene la familias de implorar a Dios cuando tienen dificultades.

Al final de la misa los papás recibieron estampas religiosas de recuerdo y se entregó un presente a un padre en representación del resto. El párroco de la parroquia Cristo Resucitado, padre Jorge Laplagne, calificó esta celebración litúrgica como un “signo de la paternidad de Dios.

Durante el desarrollo de la misa, un grupo de niños de la catequesis portó pequeños carteles con frases que resaltaron el sentido de este día: “Yo cuido a mi familia”, “La familia, pilar fundamental”, “Yo te respeto y te amo”, “Hermano, te quiero” y “Te quiero, papá”.

Fuente: Departamento de Comunicaciones

www.iglesiadesantiago.cl 

GALERÍA FOTOGRÁFICA