Documento sin título
Pastorl Social
Pastoral Juvenil
Catequesis
Comunidades
Formacion
Vicaria Zona Oeste
1 2 3 4 6 7 8


Un país que no perdona, vivirá siempre en el odio, dijo el cardenal Ezzati



La afirmación la hizo este domingo, en la misa en la que se erigió la nueva parroquia Madre de los Apóstoles, en el sector sur poniente de Maipú, Zona Oeste de Santiago.

La nueva comunidad surgió del desmembramiento de la parroquia Cristo Resucitado y quedó a cargo del sacerdote Hernán Álvarez, peruano, religioso de la Sociedad de Vida Apostólica Sodalicio de Vida Cristiana. Al comienzo de la eucaristía se dio lectura al decreto 338 del Arzobispado de Santiago que da vida oficialmente a esta nueva parroquia, lo que provocó espontáneos aplausos de todos los presentes.

En su homilía, el cardenal Ezzati agradeció a Dios por el don de una nueva parroquia para la arquidiócesis, a la familia del Sodalicio de Vida Cristiana por su presencia pastoral, y a todos los fieles, “comprometidos para que, con sus vidas y su aporte, el nombre del Señor sea glorificado en este lugar”.


Justicia y el perdón van siempre juntos

Respecto del Evangelio de este domingo, el arzobispo aseguró que “los cristianos estamos llamados a perdonar, a sacar de nuestro corazón las raíces de la discordia, la desunión, la rabia que muchas veces sentimos en contra de nuestros hermanos. ¿Perdonar hasta siete veces? La respuesta de Jesús va por otro camino: no hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete, es decir, siempre. ¿Por qué siempre? Porque Dios nos ha perdonado todas las veces que hemos caído en el pecado, en el abandono de Dios, en el abandono de nuestros deberes y de nuestra dignidad de hijos de Dios. Dios siempre es misericordioso y siempre perdona. ¿Cómo tenemos que perdonar? Como Dios nos perdona”.

Luego, el pastor recordó que ha habido momentos en que se ha dicho en el país: “Primero justicia y después perdón”, pero que san Pablo ha enfatizado que Jesucristo nos perdonó aún siendo pecadores. “Justicia y perdón caminan siempre juntos. Nos es cristiano pensar que primero tiene que actuar la justicia para después tener el perdón. Ser cristiano, actuar como Dios quiere, es dar el perdón generosamente, porque el perdón ya es fuente de justicia, y buscar la justicia ofreciendo desde el comienzo el perdón den nuestro corazón. El perdón es siempre fuente de vida nueva”. 

El cardenal Ricardo Ezzati también sostuvo: “Un país que no sabe reconciliarse, que no sabe ofrecer el perdón, es un país que siempre va a vivir en el odio, en el rencor, porque el no perdonar alimenta el rencor, aumenta las distancias”. Por último, el Arzobispo de Santiago dijo que “ninguno de nosotros, aunque haya cometido los errores más graves de la vida, puede pensar que no es digno del perdón Dios, porque Él siempre nos perdona, incluso olvidando nuestras ofensas”.

La nueva parroquia

El padre Hernán, párroco de Madre de los Apóstoles, expresó su alegría por este acontecimiento, “muy importante para todos nosotros, porque Dios nos confía un territorio concreto, con gente de carne y hueso, que nos exige salir de nosotros mismos para poder anunciar al Señor, llevar la alegría del Evangelio. La parroquia está en el sector sur poniente de Maipú, tiene cerca de 28 mil habitantes y una población variada, entre grupos vulnerables socialmente, con pobreza material, moral y espiritual y grupos de clase media. Previo a la misa, el Arzobispo de Santiago se reunió con el consejo parroquial para informarse de las actividades de la nueva parroquia, pero sobre todo, dijo el párroco, “para que sus integrantes conocieran personalmente a su pastor”. El cardenal Ezzati les pidó que mantuvieran vivo el espiritu de los fundadores del movimiento Sodalicio, es decir, por un lado enraizados en Jesucristo como piedras vivas y, por otro, dispuestos a salir de sí mismos para evangelizar. El arzobispo también les pidió acentuar los cuatro puntos fundamentales de la actividad eclesial: la Palabra de Dios, la liturgia, la comunión y el servicio.

Terminada la misa, cuyas moniciones y oraciones se expresaron en décimas, integrantes de un conjunto folclórico ofrecieron un esquinazo y bailaron cuecas, para festejar la creación de esta nueva comunidad parroquial.


Fuente Departamento de Comunicaciones
www.iglesiadesantiago.cl

Galería de imágenes